sábado, 6 de abril de 2013

Tareas de Gramática y Poesía


El libro me lo regaló una amiga muy querida. Llegó al buzón acompañado de buenos presagios: había oído y leído muchas cosas buenas sobre él. A pesar de eso le condené a un periodo de cuarentena en los estantes de la biblioteca, sin duda (aunque me cuesta confesarlo) porque me recuerda esa asignatura que tengo pendiente: escribir poesía.
Cuando lo abrí por primera vez ya no lo pude dejar de lado. Pasó de la estantería a la funda del ordenador, del coche al tren y al avión, del trabajo a las vacaciones.
Al calor de la convicción de que “el amor le debe su existencia a la gramática” nacieron estas ideas para que poesía y gramática se den la mano en nuestras clases.
GRACIAS a Juan Vicente Piqueras por este libro que es una joya para los hijos de Babel que somos los profesores de ELE.

Hay una raza de pontífices,
de maestros que tienden puentes entre países
y abren ventanas, puertas, voces, vuelos
a paisajes lejanos enseñando pronombres,
verbos irregulares y adverbios de lugar.
(…)
Misioneros sin mas dios que un deseo:
el que gentes remotas consigan conocerse y conversar.
Y para conseguirlo
pueden llegar incluso a pasar hambre.
Yo los he visto a veces devorar diccionarios.

(Hijos de Babel, Yo que tú)